Formulario de búsqueda

El documento del mes de septiembre de 2016: Por la subida del jornal. Memorial de 1787 del Gremio de Tejedores de la Seda
Martes 30 de Agosto de 2016

AMRQ 2738. Año 1787.

En el año de la designación de Valencia como capital de la seda, de nuevo seleccionamos uno de los muchos documentos que custodia el Archivo Municipal de Requena respecto a la importante actividad sedera que tuvo Requena durante el siglo XVIII y parte del XIX.

Recordemos que el Gremio del Arte Mayor de la Seda de Requena aprobó sus estatutos en 1725, así como los torcedores de seda y trama en 1733, favoreciendo la independencia de la industria sedera requenense de los centros sederos tradicionales. Requena consolidó una producción sedera bastante intensa, trabajando la seda que tradicionalmente había transitado desde la Ribera del Júcar valenciana para abastecer la sedería toledana. En 1752, según el Catastro del Marqués de la Ensenada, la industria sedera empleaba a 250 maestros, 160 oficiales, 40 aprendices, 21 torcedores y 18 tintoreros, además de los comerciantes establecidos en la ciudad. En total, 480 telares activos.

En 1787, representantes del gremio de la seda solicitaron al Ayuntamiento de Requena su intervención para que se elevaran los jornales que se pagaban a los tejedores requenenses, tal como concedió en su día la Real Junta de Comercio a los tejedores de lana y lienzos.

En su argumentación, los sederos requenenses exponen que había subido el costo de las materias de primera necesidad, incluso de los tejidos, pero que el jornal del artesano no se había alterado e incluso había fabricantes de seda que no pagaban. También alegan los más elevados jornales que se retribuían en las fábricas de seda de Toledo, Sevilla, Granada y especialmente Valencia, con detalle de precios del jornal de tejer vara de nobleza [1], encañaduras[2], tercianelas [3], estameñas de seis lizos, tafetanes [4]dobles, entredobles y los dobletes.

Describen una Requena aún muy dependiente de la granjería de la seda con dos terceras partes de su población (unos 9.000 habitantes por entonces) empleada en la industria, donde se empleaban familias enteras.

El corto jornal obligaba, según los suplicantes, a emigrar a sus trabajadores a otros lugares donde las fábricas pagaban más, lo que iba en perjuicio de la ciudad y de sus propias familias que veían como se descuidaba la crianza y el cuidado de los miembros de ellas.

No era una situación nueva, pues ya en 1752 se declaró que muchos tejedores habían emigrado de Requena a las nuevas fábricas de Toledo, la Zarza y Granada, en esa ocasión por no haber suficiente trabajo en Requena.

Se argumentó en el memorial referido que esta subida de salarios no perjudicaría a los fabricantes, ya que éstos la incorporaban a los precios (es decir, al consumidor final).

El Gremio se definía como próximo a su total decadencia si no se contemplaba la medida de incrementar el jornal. De hecho, la industria de la seda requenense había iniciado su decadencia que le llevó a su casi total desaparición a finales del siglo XIX.

El Ayuntamiento deliberó sobre el memorial en su sesión de 14 de agosto de 1787 y decidió crear una comisión para reunirse con los mayorales de la seda “para resolver lo que más bien convenga al beneficio público”.

 


[1] Tela de seda como damasco de delicado dibujo.

[2] Cuando se pone y devana la seda en cañones de caña.

[3] Tela de seda parecida al tafetán, pero más doble y lustrosa.

[4] Tela de seda muy unida, que llega a crujir y que se puede presentar en forma sencilla, doble, doblete...

 

Site developed with Drupal