Formulario de búsqueda

El documento del mes de octubre de 2016: La terrible Noche de Santa Sabina, 27 de octubre de 1728
Viernes 30 de Septiembre de 2016

AMRQ 3264, Libro de actas del Ayuntamiento 1724-1730. h. 112 y siguientes.

La Meseta de Requena-Utiel ha sido históricamente azotada por temporales de amargo recuerdo, especialmente debido a ser una de las zonas de la Península más propensas al fenómeno meteorológico del pedrisco, también llamado “la lotería del infierno". Olcina Cantos sitúa a la comarca en la de mayor riesgo con una media de uno a tres episodios de granizo anuales. De hecho, en 1952, la Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos de Requena creó el primer servicio antigranizo y muchos de los experimentos contra este fenómeno se testaron en la comarca.

Las tormentas de pedrisco devastadoras han sido muchísimas. Recordemos, a modo de ejemplo, como en 1826 los habitantes de Villar de Olmos tuvieron que refugiarse en la ermita ante la piedra que caía. El siglo XX empezó con un enorme pedrisco en 1903 que fue considerado el más dañino del siglo XX hasta que acaeció el de 1961. El 14 de agosto de 1955, un gran pedrisco que afectó a Venta del Moro y Las Monjas, aceleró la emigración de estas poblaciones.

Lo más habitual en nuestra zona es que se produzca por tormentas de convección generadas en verano por el caldeamiento solar o las tormentas otoñales productos de la “gota fría” y DANAs.

Fue también en octubre, como el mes que empieza, el día 27, día de Santa Sabina, cuando en 1728 se desató el maligno temporal que más huella ha dejado en la documentación histórica y que se recuerda por el nombre del santoral del día: La Noche de Santa Sabina.

Tras un periodo seco caracterizado por la falta de cosecha de trigo y vino que llevó al Ayuntamiento de Requena a comprar abastecimiento a otras villas, se desató un enorme temporal de agua y piedra el citado día 27 de octubre de 1728.

Tras la comprobación de los desastres, el Ayuntamiento de Requena se reunió de urgencia al día siguiente. En el acta se reflejó el dramatismo de la situación: casas arruinadas, especialmente en el barrio del Arrabal, al igual que edificios públicos como el matedero o el muro de la cuesta de San Julián; toda la vega y huertas destruidas por las grandes avenidas del río Magro y regajos de Reinas y Utiel; los puentes de Jalance, Santa Cruz y del regajo de Utiel destruidos; caminos imposibles sin que pueda entrar o salir los comerciantes; las fuentes principales de la población, Rozaleme y Reinas, arruinadas y tarquinadas;  los ocho o nueve molinos privados de poder moler al igual que los del resto de la comarca.

Urgentemente se realizaron diligencias para reparar lo más preciso recurriendo a préstamos y repartimientos. En efecto, se decidió reparar y limpiar las fuentes de Rozaleme y Reinas con sus acequias para poder moler, así como realizar algún terraplén para permitir el paso allí donde antes había puentes.

El ayuntamiento se congratulaba de que, al menos, no hubo pérdidas humanas. Sin embargo, conocida la noticia de que en Utiel además de las casas destruidas, habían fallecido vecinos, el ayuntamiento de Requena decidió enviar una comisión para expresarle el sentimiento que les embargaba por sus desgracias y para facilitar cualquier ayuda en alivio de la población vecina. De hecho, se acordó que cuando se repararan algunos de los molinos, no dejaran salir el trigo que iba hacia Buñol y se quedara en la villa por si era necesario para Requena o para Utiel.

Durante años, Requena y Utiel estuvieron exentos de ciertos impuestos y autorizados para imponer arbitrios para poder reparar la infraestructura dañada que corría a cargo de los ayuntamientos. No sería hasta abril de 1735 cuando se remataron y adjudicaron las obras de reconstrucción de los puentes de Santa Cruz, el del regajo de Utiel, el de Jalance y el Camino Real de Madrid al maestro Antonio García según planos elaborados por Agustín de Septiem y por valor de 63.160 reales.

Para saber más:

IBÁÑEZ SOLAZ, Álvaro. “Las malas nubes que destruyen las cosechas. La lucha antigranizo en la documentación de la Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos de Requena 1952-1979”. Oleana: Cuadernos de Cultura Comarcal, 2015, n. 29, p. 221-262.

 

La Noche de Santa Sabina: 27 de octubre de 1728 transcripción y audio de Radio requena

Libro de actas del pleno del Ayuntamiento de Requena: actas del 29 y 31 de octubre de 1728

  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
  • Noche de Santa Sabina. 27 de octubre de 1728
Site developed with Drupal