Formulario de búsqueda

Documento del mes de Junio de 2017: Vigilar la Raya de Requena, Vigilar la Raya De Castilla
31/05/2017

AMRQ 1374/2, 1374/6 Y 1374/21.

En el Archivo Municipal de Requena se custodian muchas actas de amojonamiento y de reconocimiento de mojones desde el siglo XVI. Anualmente, los caballeros de la nómina o los caballeros de sierra requenenses en número de tres o cuatro, solían dar la denominada “vuelta de los mojones”. Seguían la línea fronteriza observando el estado de los hitos, porque cuando existían diferencias entre términos, el afectado solía derribarlos, algo frecuente en la zona de la Pampanera (Requena-Cortes de Pallás) y Collado de Villar de Tejas (Requena-Siete Aguas). Los caballeros de la sierra tomaban nota de los mojones dañados y en ocasiones lo reconstruían in situ. A veces, estos caballeros eran acompañados por oficiales del concejo como el corregidor, justicia, regidor, procurador general y el escribano y trabajadores como alarifes y peones. Cuando un corregidor requenense tomaba posesión de su cargo, lo correcto era que en los días siguientes, ya con la vara de justicia, hiciera la visita a la frontera y mojones.

El acta se redactaba siguiendo el sentido de la marcha de la comisión delimitadora, en un recorrido lineal. Cuando caía la noche cesaban los trabajos de deslinde y amojonamiento y al día siguiente, al alba, se retomaba el deslinde en el mismo punto en que se había dejado la tarde anterior.

La singularidad de la frontera de Requena es que en gran parte de su enorme longitud delimitaba con el Reino de Valencia cuando confrontaba con Cofrentes, Cortes de Pallás, Condado y Hoya de Buñol, Siete Aguas, Vizcondado de Chelva y Sinarcas. Así, en una importante parte de su trazado, marcar y vigilar la raya de Requena era marcar y vigilar la raya de Castilla. Las fronteras son el resultado de procesos muy humanos con la intervención de múltiples voluntades y circunstancias, donde las comunidades locales poseen una gran importancia. Muchas fronteras de reinos y estados han sido en gran parte trazadas e incluso modificadas en base a los intereses de los pueblos colindantes como es el caso de la frontera hispano-franca donde los acuerdos de las comunidades de los valles pirenaicos han sido fundamentales en el trazado fronterizo. Al igual pasaba cuando llegaban a acuerdos o desacuerdos entre Requena y los colindantes.

Además de reinos diferentes, separaba en ocasiones comunidades sociales también diversas (la comunidad morisca de Cortes y Hoya de Buñol frente a la cristiana vieja de Requena) y realidades jurisdiccionales distintas (el realengo requenense frente a los diferentes señoríos valencianos).

Como los límites hay que “marcarlos”, señalarlos, materializarlos, plasmarlos físicamente se utilizaban señales e hitos como:

- En algunos lindes, las marcas de la frontera eran los propios accidentes orográficos e hidrográficos: ríos, ramblas, barrancos, montañas, cerros, collados... En Requena, el río Cabriel constituía más ochenta kilómetros de frontera.

- Lo general era componer mojones con piedra, a veces seca y a veces de cal y canto.

- Elementos vegetales: carrascas, pinos y hasta un lentisco o una mata de madroño.

- Otra veces se recurría a la cruz como las labradas a pico

- A veces se labraban en los mojones las armas reales lo cual solía hacerse en los más importantes de la frontera entre reinos como en el barranco del Abacho en Requena.

- La precisión a la hora de situar los mojones era importante como cuando en la senda a la Fuente de la Higuera se detalla que el hito se colocaba a quince pasos de un pino en unos romeros y un enebro.

La necesidad de plasmar físicamente la “raya” tuvo como origen y objetivo principalmente delimitar los usos ganaderos y forestales del territorio porque la mayor parte de conflictos se derivaban de sus aprovechamientos. El bosque y dehesas poseían muy diferentes aprovechamientos que eran esenciales para la supervivencia de la comunidad humana: pasto, agua, sombra, bellota, madera, leña, teda, carbón, ceniza, cal, esparto, artiga de tierras, caza, pesca eran algunas de las utilizaciones de los montes y dehesas comunales.

Lo cierto es que cada frontera genera su propio ámbito de influencia y sentimiento agudizado y eran zonas conflictivas. Se aprovechaba el espacio fronterizo por bandoleros, contrabandistas, huidos, delincuentes, duelos y, en ocasiones, trazar la propia frontera generaba situaciones de violencia entre las poblaciones colindantes (como el caso de Siete Aguas-Requena o Mira-Requena).

Los alumnos del Curso Aula Abierta “Paleografía en tiempo de Cervantes” impartido en 2017 han transcrito tres actas de reconocimiento de mojones por los caballeros de la sierra requenenses de 1546, 1565 y 1602.

Audio Vigilar la raya de Requena Radio requena
  • AMRQ 1374-2 Vuelta de mojones de 1546
  • AMRQ 1374-2 Vuelta de mojones de 1546
  • AMRQ 1374-6 Vuelta de mojones de 1565
  • AMRQ 1374-2 Vuelta de mojones de 1565
  • AMRQ 1374-21 Vuelta de mojones de 1602
  • AMRQ 1374-21 Vuelta de mojones de 1602
  • AMRQ 1374-21 Vuelta de mojones de 1602
Audio Vigilar la raya de Requena Radio requena
Site developed with Drupal