Formulario de búsqueda

Documento del mes de enero de 2018: obras de fortificación de la Puerta de Alcalá en 1838

AMRQ 1818/15

 

José Luis Hortelano Iranzo (historiador, miembro del Centro de Estudios Requenenses)

Cuando estalló la Primera Guerra Carlista, Requena se alineó en el bando cristino o isabelino, formado por los liberales y buena parte de la aristocracia, defendiendo los derechos sucesorios al trono español de la niña Isabel, hija de Fernando VII, frente a los carlistas, partidarios de la sucesión a la corona del hermano del rey difunto, Carlos, que no reconoció la Pragmática Sanción por la que se abolía la Ley Sálica, que impedía a las mujeres acceder al trono español. En el fondo se trataba de acercar a España a las corrientes europeas, surgidas de las revoluciones inglesa, norteamericana y, sobre todo, francesa, o de mantener el llamado Antiguo Régimen, de carácter feudal, tal como existía en Austria y Rusia.

La contienda duró siete años y Requena jugó un papel fundamental en ella, al dificultar, que no impedir, que los carlistas del Ejército de Aragón y el Maestrazgo, al mando del general Cabrera, cuyas bases más próximas se encontraban en Cañete, Alpuente y, sobre todo, Chelva, pudiesen organizar un territorio que partiese en dos las comunicaciones entre Valencia y Cuenca y les sirviera de base para lanzar ataques hacia el oeste, el este y el sur, con la finalidad de separar Madrid del Mediterráneo. Es por ello que Cabrera intentó tres veces ocuparla, fracasando en sus intentos, aunque sometió a la comarca a frecuentes incursiones de saqueo, buscando dinero, ropas y alimentos para sus tropas.

Todas las poblaciones del Distrito o Cantón Militar de Requena eran poblaciones abiertas, es decir, carecían de murallas o de obras defensivas. Requena, como cabeza de Cantón, poseía una guarnición militar formada por una compañía del regimiento de Toro, aunque, más adelante habría otras guarniciones. La Villa, presentaba una defensa relativamente aceptable, pero el Arrabal y las Peñas eran abiertos, por lo que, en caso de ser atacados, apenas podrían oponer resistencia.

Es por ello que Cabrera, cuando atacó por primera vez Requena, lo hiciera (con muy buen criterio, según Pirala) por las Peñas. Enterados los requenenses de la presencia de Cabrera  en la comarca, taparon las entradas de las calles con carros, camas, tablas y colchones, que le impidiesen un paso fácil y aspilleraron algunas casas y corrales, todo ello en veinticuatro horas.

Tras el rechazo de este ataque se constituyó una Junta de Armamento y Defensa, que decidió amurallar la población con una valla de tapial aspillerada de más de 4.500 metros de longitud y tres metros de alto. El motivo de utilizar el tapial fue por la rapidez de su construcción y por que los carlistas carecían de artillería o ésta era de pequeño calibre. Al mismo tiempo se planificó la construcción de ocho tambores defensivos en los puntos más importantes, para que se pudiera instalar artillería en ellos. Así mismo se fortificaron las puertas de entrada a la población: Chera, San Francisco, Madrid, Alcalá y Valencia, esta última, incluso con un puente levadizo, sobre el barranco de Reinas, donde ahora está el puente de piedra.

Las obras se efectuaron con rapidez, pues todos los vecinos estaban obligados a trabajar en ellas, sin distinción de clase o fuero. Los que no podían o querían trabajar, debían de pagar a un hombre fuerte y robusto para que lo hiciese por ellos. Presentamos una hoja de estos cobros como ejemplo. El jornal de un trabajador oscilaba entre tres y siete reales diarios, pero los vecinos que no trabajaban, pagaban según su situación económica, haciéndose un fondo común para esos pagos.

La Puerta de Alcalá se encontraba al comienzo de la cuesta del mismo nombre, detrás de lo que ahora es cafetería y en la curva con la calle Santa María. Estaba protegida por la torre Montijana y el tambor del Batanejo.

La cimentación, apoyada en la roca, se hizo con piedras y casquijo, mezclado con yeso y barro para darle consistencia. La planta baja se inició con piedra de sillarejo y se continuó en tapial aspillerado. Se colocaron unos dinteles de piedra para reforzar la puerta, hecha con gruesos maderos, que, a su vez estaban reforzados por tres vigas en su interior, para darle mayor resistencia. Contaba con dos cerrojos de hierro de gran tamaño, que la aseguraban en su cierre. Este bajo se cubría con cuatro vigas de madera que sostenían un tablado que hacía de piso para la planta superior.

Esta planta superior estaba construida en tapial y aspillerada, Se encontraba al descubierto, para evitar posibles hundimientos en caso de ataque, que sepultasen a la guarnición, compuesta por unos veinte hombres, todos miembros de la Milicia Nacional. Este número lo calculamos teniendo en cuenta que había diez aspilleras y los milicianos disparaban y se retiraban a cargar sus armas, siendo sustituidos por otros tantos, a fin de mantener un fuego casi contínuo.

La puerta se abría poco después de amanecer y se cerraba al caer el sol. Cuatro guardias de puerta verificaban a las personas que entraban y salían, así como lo que portaban. Si los transeúntes eran forasteros, se les registraba más a fondo y se verificaban sus pasaportes, todo ello con el fin de impedir que entrasen espías o carlistas camuflados.

La puerta se derribó hacia 1878 con casi toda la obra defensiva de Requena, pues los medios técnicos de guerra, habían cambiado y era inútil dicha fortificación, además de impedir el desarrollo urbano de la ciudad. Pero siempre nos quedará el recuerdo de una época turbulenta en la que Requena ganó el preciado título de CIUDAD.

  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
  • AMRQ 1818-15 año 1838 fortificación Puerta de Alcalá
Site developed with Drupal